individualismo o bien común

“Hay que pasar de la lucha por la existencia a la colaboración por la existencia”

Posted on Updated on

30-IndividualismoBienComun (109)Alrededor de 40 personas asistieron el pasado viernes 30 de enero a la conferencia “¿Individualismo o bien común?“, propuesta por la HOAC de Ubrique en el marco de las IX Jornadas por la Integración que organiza la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Ubrique. Al acto acudieron los presidentes de la HOAC de la diócesis de Sevilla y de la zona de Andalucía.

En un lenguaje muy sencillo y asequible para todos, Alfonso Alcaide, ex-presidente de la HOAC general de España, y autor de libros como “Trabajo humano, principio de vida”, desmontó dichos como el de que pasó el tiempo de los trabajos estables, los sueldos que podían mantener a la familia, o que permitían que los hijos de la clase trabajadora pudieran estudiar. “El problema no son los recursos, pues nunca en la historia de la humanidad ha habido más recursos que ahora. La cuestión es a dónde se orienta la sociedad, ya que si se monta todo para que cada persona obtenga el máximo beneficio posible, al ser limitados los recursos, el que consigue mucho lo hace a costa de otros que tendrán menos”. 30-IndividualismoBienComun (105) Frente al montaje individualista que nos hace que nos alegremos más del fracaso de los otros que de nuestro éxito personal (aunque lo políticamente correcto sea decir lo contrario), o que nos llenemos de orgullo afirmando que no debemos nada a nadie, o que nos hemos hecho a nosotros mismos, la naturaleza nos enseña que no hay nada autosuficiente, y que en ella prevalece la dinámica de la interdependencia – pensemos en los ecosistemas, en que unos seres dependen de otros.

El conflicto aparece en las relaciones económicas, en las que se procura el máximo beneficio a toda costa. Trasladamos nuestro modelo de consumo, en el que los productos tienen que ser elegibles, flexibles, sustituibles y prescindibles, a nuestras relaciones personales o laborales, olvidando que las personas no pueden subordinarse a nada. Y, en este sentido, la mejor manera de conocer al ser humano, decía Alcaide, es conocer a Dios. 30-IndividualismoBienComun (102) Al ser la persona creada a imagen y semejanza de Dios, cada ser humano es un ser único, creado para amar y ser amado. De hecho, en la medida en que el hombre ama, encuentra la felicidad. Si todos pensamos cuándo hemos sido más felices en la vida, recordaremos experiencias de querer y sentirnos queridos. Aludiendo a textos del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia (de Juan Pablo II, Benedicto XVI o el Papa Francisco), Alcaide acabó afirmando que el amor, la justicia y la libertad no pueden separse y practicarse de forma independiente, y que para ser felices hay que practicar los tres, sin olvidar que el hombre no es un mero ser social como puedan serlo las hormigas o las abejas, sino un ser comunitario.30-IndividualismoBienComun (108)

¿El individualismo lleva a la felicidad?

Posted on Updated on

El individualismo es aquella actitud en que cada uno pone su propio interés por delante de todo lo demás, en que cada uno va exclusivamente a lo suyo. En nuestra sociedad, se ha ido imponiendo una mentalidad individualista que nos hace ver como natural y normal que la gente se preocupe de sí mismo antes que de los demás.

Esto no reponde más que a un camino para el fin último de toda persona: la búsqueda de la felicidad. Y es que esta búsqueda de la felicidad puede hacerse por dos caminos:

  1. El primero consiste en que cada persona busque su propia felicidad.
  2. El segundo consiste en que cada uno busque la felicidad de los demás.

El primero es el camino del individualismo, que lleva a que cada uno vaya a lo suyo y sea insolidario, a que sólo se una con otros cuando le interesa, a utilizar a los demás en provecho propio cuando le conviene y puede, a ver en los otros competidores.

El segundo camino, en cambio, es el que pretende construir la humanidad como una familia, una vida de comunión (unidos unos a otros, como parte de un mismo ser), en la que está nuestra felicidad y nuestro ser. Al buscar cada uno la felicidad de los demás, se conseguirá la felicidad de todos, porque también habrá alguien que se ocupe de la nuestra. ¿Fantasía? No tanto: pensemos en nuestra propia familia, por ejemplo…

La mejor manera de combatir el individualismo es fomentar el espíritu de servicio y solidaridad con los otros.

¿Individualismo o bien común?

Posted on Updated on

“Si el mal principal de la humanidad es tener como ley de vida la lucha por la existencia, el tratamiento y el remedio divinos no podían ser otro que el implantar, como ley de vida, la colaboración por la existencia”

Guillermo Rovirosa

Vivimos inmersos en una cultura individualista. Cada cual se busca las habichuelas como puede. Es frecuente que cada uno intente solucionar sus propios problemas, sin prestar demasiada atención a los de los demás, en ámbitos como el del trabajo, la convivencia vecinal, la educación de nuestros jóvenes, o las dificultades económicas de personas golpeadas por el paro o las deudas.

Frente a este individualismo, que nos lleva a no movernos por las cosas que no nos afectan diariamente (¿cuántas veces hemos echado de menos la solidaridad de otros cuando estamos pidiendo algo que vemos justo para nosotros?), existe también otro modelo de cultura, que busca el bienestar de todos y todas. Así, también hay personas que se preocupan de denunciar situaciones injustas de las que ellas mismas no son víctimas directas, personas que dan de su tiempo, su dinero y su esfuerzo para ayudar a otras que lo están pasando muy mal, o incluso otras que se movilizan por crear leyes que pongan a las personas, en especial, las más débiles, por delante de los beneficios económicos particulares de unos pocos.

La HOAC de Ubrique está organizando una charla sobre este tema titulada “¿Individualismo o bien común?”. Tendrá lugar el próximo viernes 30 de enero a las 21 h en la iglesia del Jesús, y tendremos el privilegio de contar como ponente con Alfonso Alcaide Maestre. Alfonso es un mecánico tornero ya jubilado, licenciado en sociología, que fue presidente nacional de la HOAC, ha colaborado con el departamento de Pastoral Obrera de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, y que tiene pubicados libros como “El trabajo humano, principio de vida”. Consideramos que se trata de un ponente de altura para un tema de máximo interés, por lo que esperamos contar con tu presencia.

ddd05-portadablog3

Compromiso ético para desenterrar la justicia #EditorialNNOO

Posted on Updated on

Nuestra sociedad se parece cada vez más a una ciudad que tras un terrible bombardeo ha quedado reducida a un montón de escombros. Nuestro edificio social es un montón de escombros bajo el que está enterrada la justicia. Bajo los escombros están los derechos de muchas personas, el derecho a ser y vivir de las personas, de los pobres.

El bombardero que ha tirado las bombas que han causado este destrozo humano es el de la idolatría del dinero, la institucionalización social del afán de enriquecerse a toda costa.(…) La idolatría del dinero se expresa en políticas que generan desigualdades crecientes y no atienden las necesidades sociales y de los empobrecidos, porque dan prioridad a la acumulación de riqueza por unos pocos, en la falsa convicción de que ese comportamiento generará crecimiento económico que, antes o después, alcanzará a todos.

Las políticas y la corrupción que responden a la idolatría del dinero han impulsado en los comportamientos institucionales un individualismo atroz, que desplaza al bien común, la solidaridad y la comunión social. (…) En este contexto, como dice el papa Francisco, «la ética suele ser mirada con cierto desprecio burlón. Se considera contraproducente, demasiado humana, porque relativiza el dinero y el poder. Se la siente como una amenaza, pues condena la manipulación y la degradación de la persona. En definitiva, la ética lleva a un Dios que espera una respuesta comprometida que está fuera de las categorías del mercado» («La alegría del Evangelio», 57).

Pero, precisamente por eso, necesitamos un firme compromiso ético, recuperar la ética, para derribar de su pedestal al ídolo del dinero y devolver a la persona al lugar que le corresponde, para poner primero que nada a las personas, a los pobres, sus derechos y necesidades. “La política, tan denigrada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común” («La alegría del Evangelio», 205)

Lee aquí completo el #EditorialNNOO.

Individualismo o bien común

Posted on Updated on

“Si el mal principal de la humanidad es tener como ley de vida la lucha por la existencia, el tratamiento y el remedio divinos no podían ser otro que el implantar, como ley de vida, la colaboración por la existencia”

Guillermo Rovirosa

Cartel de las VIII Jornadas por la Integración organizadas por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, con las que colabora el equipo HOAC de Ubrique

Vivimos inmersos en una cultura individualista. Cada cual se busca las habichuelas como puede. Es frecuente que cada uno intente solucionar sus propios problemas, sin prestar demasiada atención a los de los demás, en ámbitos como el del trabajo, la convivencia vecinal, la educación de nuestros jóvenes, o las dificultades económicas de personas golpeadas por el paro o las deudas.

Frente a este individualismo, que nos lleva a no movernos por las cosas que no nos afectan diariamente (¿cuántas veces hemos echado de menos la solidaridad de otros cuando estamos pidiendo algo que vemos justo para nosotros?), existe también otro modelo de cultura, que busca el bienestar de todos y todas. Así, también hay personas que se preocupan de denunciar situaciones injustas de las que ellas mismas no son víctimas directas, personas que dan de su tiempo, su dinero y su esfuerzo para ayudar a otras que lo están pasando muy mal, o incluso otras que se movilizan por crear leyes que pongan a las personas, en especial, las más débiles, por delante de los beneficios económicos particulares de unos pocos.

La HOAC de Ubrique está organizando una charla sobre este tema titulada “¿Individualismo o bien común?”. Tendrá lugar el próximo viernes 31 de enero a las 20.30 h en la iglesia del Jesús, y tendremos el privilegio de contar como ponente con Alfonso Alcaide Maestre. Alfonso es un mecánico tornero ya jubilado, licenciado en sociología, que fue presidente nacional de la HOAC, ha colaborado con el departamento de Pastoral Obrera de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, y que tiene pubicados libros como “El trabajo humano, principio de vida”. Consideramos que se trata de un ponente de altura para un tema de máximo interés, por lo que esperamos contar con tu presencia.

ddd05-portadablog3