Orar desde el mundo obrero: Domingo de Ascensión

Posted on Updated on

¿Qué señales nos están pidiendo hoy a nosotros –cristianos– nuestros hermanos empobrecidos, “injusticiados”, robados en sus derechos… a quienes tenemos la misión de anunciarles la Buena Nueva? ¿Qué demonios hay que expulsar, qué serpientes inutilizar, qué veneno desprestigiar? ¿Qué lenguaje nuevo están esperando de nosotros?

¿No era posible otra política económica? Decir que no sería lo mismo que afirmar que la justicia no es posible. Y eso un cristiano jamás lo podrá decir. No, no exigimos la justicia perfecta del Reino de Dios; sólo la justicia posible de un reino de personas que respete su dignidad inviolable. Otra política es posible. Sí, Y de nosotros, el pueblo, depende que comience su andadura.

Imagen tomada de: http://www.mugak.eu

Sólo el que ha experimentado la confianza de Jesús en él puede decir, puede decir en verdad: creo en ti, Jesús. (…) El no creer que implica condenación (Mc 16, 16) es el no amar al necesitado (Mt 25, 31 ss), es el negarse a secundar los derechos de los empobrecidos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s