Trabajo decente para una sociedad decente (Francisco Porcar)

Posted on Updated on

Imagen

Cada 7 de octubre, el movimiento sindical lleva a cabo una jornada mundial de reivindicación del trabajo decente. Es una jornada que expresa la tarea cotidiana de lograr condiciones decentes de trabajo. Trabajo decente que la Organización Internacional del Trabajo viene planteando desde 1999 como objetivo social fundamental, por el que hay que luchar con todo el empeño y que es imprescindible para caminar hacia una sociedad más justa y decente. En el año 2000, el Papa Juan Pablo II expresaba así el apoyo de la Iglesia a este objetivo: “Todos debemos colaborar para que el sistema económico en el que vivimos no altere el orden fundamental de la prioridad del trabajo sobre el capital, del bien común sobre el privado (…) Es muy necesario constituir en el mundo una coalición en favor del trabajo digno”.

La reivindicación y la lucha por el trabajo decente, en condiciones ajustadas a la dignidad de la persona trabajadora, es importantísima hoy y de cara a futro, porque cada vez es más real lo que decía el escritor Eduardo Galeano hace unos años: “El derecho laboral se está reduciendo al derecho a trabajar por lo que quieran pagarte y en las condiciones que quieran imponerte (…) No hay en el mundo mercancía más barata que la mano de obra. Mientras caen los salarios y aumentan los horarios, el mercado laboral vomita gente. Tómelo o déjelo, que la cola es larga”

Imagen

Esta realidad produce una sociedad indecente en la que se humilla a las personas en el trabajo (o en la búsqueda de trabajo): se las rebaja, se las degrada a la categoría de instrumentos, se las empobrece. Por eso es tan importante luchar por el trabajo decente para lograr una sociedad decente, una sociedad en la que las instituciones (y la forma en que se organiza el trabajo es una institución social fundamental) no humillen a las personas. Luchar por un trabajo que, como dice Benedicto XVI, “sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer”. Lo exige la justicia debida a las personas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s