Month: October 2013

La HOAC apoya la huelga general de educación del 24 Octubre

Posted on Updated on

Imagen

La HOAC, junto a otros movimientos de Acción Católica especializada como JEC, JOC, el Movimiento Rural Cristiano, Frater, o los Profesionales Cristianos, ha emitido un comunicado de apoyo ante la huelga general de educación del 24 de octubre.

“Estamos convencidos de la importancia de la educación para el desarrollo integral de las personas, así como para la construcción de una sociedad integradora y compensadora de las desigualdades sociales, económicas y culturales, acorde con los principios universales del Evangelio. Como creyentes y seguidores de Jesús de Nazaret no podemos hacer oídos sordos al clamor de los débiles. (Éx. 3,7-10).”

“La Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis plantea así el sentido de la escuela: «La escuela no puede renunciar a su condición de ser un lugar señalado para la formación integral de la persona»; Juan Pablo II afirmaba que: «La educación consiste en ser la persona cada vez más persona; en que pueda ser más y no solamente que pueda tener más”.

“En el contexto social en el que nos encontramos, con una población en situación de exclusión social que crece cada día, necesitamos más que nunca una ley educativa que promueva la justicia social y que asegure en las aulas la igualdad que en las calles está cada vez más lejana.”

“La educación pública es una conquista histórica de las trabajadores y trabajadoras y pensamos que los recortes en profesorado, becas, libros, comedores, los incrementos de ratios, la disminución de recursos para la atención a la diversidad, para la integración de los inmigrantes, para la Formación Profesional, los aumentos de tasas universitarias y tantas cosas más, van encaminadas a un mismo objetivo: acabar con la igualdad de oportunidades, sobre todo para quienes más la necesitan.”

En Ubrique, varios militantes de la HOAC estuvieron presentes en la concentración por la educación pública que tuvo lugar el jueves 24 de octubre a las 12 horas en el centro de la Avenida de España

ConcentracionEducacion24Octubre

Trabajo decente para una sociedad decente (Francisco Porcar)

Posted on Updated on

Imagen

Cada 7 de octubre, el movimiento sindical lleva a cabo una jornada mundial de reivindicación del trabajo decente. Es una jornada que expresa la tarea cotidiana de lograr condiciones decentes de trabajo. Trabajo decente que la Organización Internacional del Trabajo viene planteando desde 1999 como objetivo social fundamental, por el que hay que luchar con todo el empeño y que es imprescindible para caminar hacia una sociedad más justa y decente. En el año 2000, el Papa Juan Pablo II expresaba así el apoyo de la Iglesia a este objetivo: “Todos debemos colaborar para que el sistema económico en el que vivimos no altere el orden fundamental de la prioridad del trabajo sobre el capital, del bien común sobre el privado (…) Es muy necesario constituir en el mundo una coalición en favor del trabajo digno”.

La reivindicación y la lucha por el trabajo decente, en condiciones ajustadas a la dignidad de la persona trabajadora, es importantísima hoy y de cara a futro, porque cada vez es más real lo que decía el escritor Eduardo Galeano hace unos años: “El derecho laboral se está reduciendo al derecho a trabajar por lo que quieran pagarte y en las condiciones que quieran imponerte (…) No hay en el mundo mercancía más barata que la mano de obra. Mientras caen los salarios y aumentan los horarios, el mercado laboral vomita gente. Tómelo o déjelo, que la cola es larga”

Imagen

Esta realidad produce una sociedad indecente en la que se humilla a las personas en el trabajo (o en la búsqueda de trabajo): se las rebaja, se las degrada a la categoría de instrumentos, se las empobrece. Por eso es tan importante luchar por el trabajo decente para lograr una sociedad decente, una sociedad en la que las instituciones (y la forma en que se organiza el trabajo es una institución social fundamental) no humillen a las personas. Luchar por un trabajo que, como dice Benedicto XVI, “sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer”. Lo exige la justicia debida a las personas.